Buscar por categoria

lunes, 14 de mayo de 2012

Ciegos y Sordos



Juré que valía la pena, rogué que me diera un beso, le pedí que me dejara, le supliqué que me quisiera de nuevo, la olvidé hasta perder lo poco de cordura que me quedaba. Pero de repente un día tuve que darme por enterado que yo era como un ciego, que ella quizá era sorda, y todo esto una histeria, que sólo valía en mis sueños…

Solo veo con el Corazón




No me escapo de mí, ni me deshago de vos, sino que el viento cuando sopla tan fuerte, a veces no me deja ver, no me deja distinguir…No sé a veces quién se asoma por ahí, busco entre la arena ese rostro, esa pista que me deje comprender dónde estás, dónde estoy…Quizá estemos ahí todavía juntos, quizá ya no, pero yo no veo, solo siento. Siento un calor que es muy intenso y me ayuda a desentrañar este dolor, porque me advierte que no estoy sólo, que vas a aparecer, que el viento solo vino para limpiar nuestras almas y como todo, a nosotros también el viento nos va a juntar, frente a frente, cara a cara, corazón a corazón…Habrá entonces que sacar toda la verdad afuera, desempolvar viejos deseos y sellar todo esto como dios manda…con abrazos, besos y mimos hasta que la luna se vuelva llena, toda completa y abundante de placer, casi tanto como nosotros dos.