Buscar por categoria

domingo, 25 de mayo de 2014

El tequila que no bebimos


Las velas estaban servidas, y las copas encendidas en una total oscuridad que nos tenía enceguecidos. A puro tacto se derramaba todo, no sólo el vino. Mis pasos de baile se quedaban en intentos, el foco no era la música sino su melodía. Cuando la vi distraída, la bailé toda, cayendo desplomados sobre un sofá negro que se camuflaba de nosotros; par de tontos desconfiados. 

Las copas siguen allí, no las he lavado, pues hay recuerdos que son indelebles.