Buscar por categoria

jueves, 2 de enero de 2014

Desplante al orgullo





El olor a desplante era tan pero tan fuerte, que acabó vomitando cordura y tragando orgullo. Se le hizo indulto la cobardía y el afán por ser discreto dio justo en su paladar; era el tiro de gracia.