Buscar por categoria

Mostrando entradas con la etiqueta Letras. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Letras. Mostrar todas las entradas

domingo, 20 de abril de 2014

Una estratégia para mi desconsuelo

Hubo un tiempo, ya hace algunos años, en que tenía una rutina. Todos los Miércoles, y algunos Viernes, debía tomar un bus al salir del trabajo y viajar unos cuarenta minutos. Desafortunadamente, y como era costumbre en mi Buenos Aires querido, el viaje lo hacía en pésimas condiciones. Los buses o colectivos, como solemos llamarlos, suelen ir llenos al punto que no cabe un alfiler, pero aún así, y muy sorprendentemente, sigue subiendo gente en cada parada. Los conductores son audaces pilotos que pueden conducir semejante maquinaria, cargada con personas que van de pie, y en algunos casos sin sujetarse, pues la compresión los mantiene erguidos, y lo hacen a velocidades impensables. Cada curva es un desafío, intentando maniobras para no caerle encima al agraciado o agraciada que va sentado justo delante de uno. Ni hablemos del momento en que uno debe bajarse, y se encuentra a unos tres o cuatro metros de la puerta. Quizá alguien haga sonar el timbre y entonces el bus se detenga, pero los conductores suelen retomar la marcha con precisión quirúrgica, justo cuando el último pasajero en bajar apenas ha puesto un pie en al acera, por lo tanto, quien venga corriendo hacia la puerta, difícilmente lo logre, a menos que recurra a la estrategia de dar voces al chofer y lograr intimidarle, y así sí que frenaría nuevamente. Un patético escenario que se vive a diario, conformes pasan los años, los siglos, y es ya una marca registrada.

En medio de todo lo anteriormente descrito yo saqué un día a relucir toda mi imaginación, y le puse condimento a ese infierno de hacinamiento y barbarie, mientras iba de pie, siguiendo el vaivén del bus, y en un estado de absoluta somnolencia. Me monté mi propia obra y recluté cuidadosamente algunos actores. Empecé por personificar a mis mejores cualidades, sin modestias claro está, pues sino me valoro yo mismo, entonces quién. A cada una de ellas le puse un nombre, eligiendo los que me parecían más bonitos. Serían de hombre o de mujer según la imponencia de cada una; no supe al final si por cortesía o por sumisión, pero las más imponentes llevaron nombre de mujer y las menos resonantes uno de hombre. 

Acto seguido las fui nombrando una a una como para recordar y asimilarlas, y luego fui entablando breves conversaciones, cual loco conversa con su amigo invisible. Las consecuencia de tal fabulación no tardaron en notarse, me sentía rodeado pero no apretujado, de alguna manera había perdido la noción del resto del rebaño que me empujaba de un lado a otro, de los que me pisoteaban, del que empujaba para apresurarse a bajar del bus, etc. Era sólo yo y mi escenificación incongruente. 

Una vez terminadas las charlas individuales y ya habiendo amenizado bastante el ambiente, decidí hacer algunos planteamientos. Les pedí que me ayudaran a identificar a nuestros rivales, esos defectos o males que me aquejaban y buscar así vencerlos. Se armó el bullicio, todos ellos hablaban a la vez. La bondad decía, No siempre tiendes la mano con tanta calidez y lo calculas todo muy fríamente, quedando así expuesto a la maldad o cierta perversidad. Pude escuchar por ahí también cómo la sinceridad comentaba, No siempre aplicas tu lema sobre que una verdad a tiempo es mejor que una mentira a destiempo, además abusas del silencio, aún cuando tienes algo que comentar, eso podría dejarte expuesto a la mentira. Fui tomando nota como podía, a toda prisa y tratando de discernir lo que decían, entonces decidí poner fin al bullicio, Silencio, pongamos orden a todo esto, de a uno a la vez. Todos callaron menos el coraje que quedó hablando solo, Tú siempre confundes el coraje y la valentía con hacer las cosas sin pensar, ir por delante y empujando, pero eso no es coraje, más bien es imprudencia, cierta forma de cobardía que quieres tapar con bravura, pues quedas al final como un bárbaro que no piensa lo que hace, y que no mide lo que destruye cuando intentas salvarte a ti mismo, eso amigo mio, es de alguna manera egoísmo. 

Con esta última reflexión todos nos quedamos boquiabiertos. No por nada al coraje le había puesto nombre de mujer, se llamaba Rocío. intenté balbucear unas palabras como queriendo animar el debate nuevamente, pero fue inútil. 

El haber personificado estas hermosas cualidades que creía tener me había hecho recordar todo lo bueno que uno tiene, pero haberles dado voz me hizo también ver la otra cara de la moneda. El resultado era asombroso. Con mi ejército de buenas cualidades listo para la guerra, lo que quedaba era plantear una estrategia para empujar fuera esos defectos que parecían a veces ganar en número, y que asestaban siempre un solo golpe, pero era mortal. La sonrisa, que era también una de mis hermosas cualidades, cuando se dejaba ver, esbozó una estrategia, De ahora en más, lo que yo haría en tu lugar es cambiar cada insulto recibido por una sonrisa regalada, cada fracaso por más sonrisas y así acabaras contagiándote a ti mismo de optimismo. La guerra apenas había comenzado. El pesimismo se hizo presente, apareció con contundencia para afirmar, Tú no sirves para eso, a quién quieres convencer con una falsa sonrisa, quizá a los demás, pero nunca a ti mismo, olvida ya, sé más realista. Ese último golpe tuvo un efecto devastador en mí, y miré a los otros como esperando una ayuda, que me dieran letra. Entonces el optimismo, junto con la verdad, se unieron y contra atacaron, Tú calla, no sabes nada, basta mirar atrás y ver todo el camino recorrido, los logros obtenidos, la experiencia, la familia, los amigos, los obstáculos derribados y las experiencias vividas, para poder tener optimismo y seguir mirando hacia delante. Así se habla, me dije para mis adentros. Sonreí felizmente y me sentí orgulloso de mis muchachos, pero vino detrás un personaje indeseable.
A dónde crees que vas tú solo, sin nadie más que tu puta sombra siguiéndote detrás, y sólo porque no le queda más remedio, que sino se desprendería también de ti. Dijo la soledad, con ese tono chabacano, con todo ese aire frío, pero con absoluta sinceridad. Y siguió, Vas a decirme también que eres feliz andando solo por el mundo, sin una mujer que te consuele, sin esa compañera de ruta que no te diga qué hacer, pero que siga tus pasos o tú los de ella, y  dejen juntos una huella más firme por donde pasan, o me dirás que disfrutas tus días de soltero cuando en realidad te mueres por dentro, y cambiarías todo tu éxito profesional por una compañía. No esboces ni una palabra, esto está escrito y ya todo se ha dicho, tú serás por siempre un boludo muy triste que da muy buenos consejos, tú además eres alguien en quien algunos encuentran paz y otros un oráculo, y beben de ti lo que sirve para dejarte luego tirado, porque nadie quiere escuchar tu estupidez una y otra vez, ni si quiera tu mismo. 

Se hizo un silencio atroz, mi cara era la de un niño a punto de romper en llanto. Mi ejército de cualidades era ahora un ejército de dudas. Mi ser era todo un gran defecto. Mis intentos por encontrar una manera de equilibrar la balanza, haciendo que todo lo bueno tenga siempre más peso que lo malo, no habían funcionado. Me envolvía una sensación de abandono y sin argumentos con los cuales replicar semejante argumentación por parte de un ser tan bipolar como lo es la soledad. Alguien que sin duda es necesario en ciertas dosis, y que conviene tenerlo de aliado y no de enemigo. Estaría muy bien poder aprender a convivir con ella, pero es alguien que pretende siempre apoderarse de todo tu ser. 

Sentí que todo se oscureció y mi cuerpo se sacudió, rebotando a ambos lados. Me sujeté fuerte de los pasa manos y espabilé. El conductor había hecho una maniobra de las muchas que sucedían a lo largo de ese viaje, pero al estar ya derrotado mentalmente, pues al primer golpe volví en si. No pude continuar mi fábula y darle el final que yo quería. 

El recorrido terminó y al bajar del bus sentía que me había faltado algo, o alguien. Luego de caminar unas calles me di cuenta qué era. En esta fábula, afortunadamente, hubo alguien que no se hizo presente. O sí, pero nadie supo traerlo a cuento. Desde las sombras había comandado todo esto como el gran estratega. Puedo imaginarlo agazapado asestando golpes y escondiéndose nuevamente. Me pregunto qué hubiera pasado en caso de haberle puesto también un nombre, darle voz y darle voto, y combatirlo como a los otros. Quizá hubiera encontrado una alianza posible, se me ocurre a la primera una dosis de valentía, verdad y sonrisa. O tal vez más contundente una dosis de valentía, amor y bondad. No lo sé, lo que sí está claro es que este oso de color oscuro, cara triste pero con ojos desafiantes y unos encantos de adorar, es el mismísimo miedo. Que fíjate si será sabio, que supo permanecer oculto, incluso para mi imaginación, y cuando supe recordarlo ya era tarde. Le bastaron dos contra ataques mortales para sacarme de mis intentos por vencer al gran jefe. Ese dueño de muchos de los otros defectos; un comandante de infortunios. 

Pues hay que tener cuidado, porque esta es la más popular de las desventajas o debilidades que un hombre puede poseer, para convertirse luego, en su propio enemigo.

Todos los derechos reservados

domingo, 12 de mayo de 2013

Lágrimas de plata


Ella sabe de lágrimas y decepciones, es verdad. Yo también sé que puedo ser su hombro, aplastando su mejilla, enjugando sus lágrimas y besando su frente. Puedo inclusive cerrar mis brazos como pinzas, que aprietan fuerte los suyos y exprimen miserias, dejando caer gemidos, deseando que todo pase, queriendo ser el remedio, de forma que mi pálido rostro pudiera darle placer, y entonces frenaría instantaneamente para mirarme con deseo. Quizá probaría morderme el cuello con dulzura para luego subir despacio y terminar bebiendo juntos de la sal sobre mis labios. 

Pero no, en cambio la miro absorto, y hago una pose que pudiera interpretarse como la de quien escucha y presta atención, me presumo relajado para no levantar sospecha de aquello que no se ve; la procesión es por dentro. Entonces hizo un chasquido con la lengua y se mordió el labio inferior, se levantó de la silla y caminó hacia mí con una sonrisa cómplice. Sentada a mi lado me apretó bien fuerte, me besó la frente y enjugó mis lágrimas, haciéndome sentir muy obvio, también estúpido. No dijo palabra alguna, sobraban los detalles, y las declaraciones no tenían cabida. Dormimos juntos entre pinzas, sal, decepciones y tristezas desordenadas. Yo, afortunadamente, desperté de nuevo en mi pasado, la pesadilla había acabado, y ella quién sabe dónde -todavía la estoy buscando- ni siquiera pude saber con exactitud cuánto tiempo estuvo aquí, pero fue lo suficiente como para demoler mis defensas, dejarme inútil. Me dio una lección silenciosa y me devolvió la duda, el deseo desesperado de encontrarme libre, de ser un buen anfitrión en la antesala de mi porvenir aunque éste llegue vacío o resulte incomprensible. Sólo puedo desearte suerte, que tus nuevos aires de plata sean cromos en sonrisas, y por favor, no te engañes queriendo buscar suerte donde cabe sólo razonar y ver despierto cuan imprudente fue ese hombre con tus vísceras a flor de labio, que recorren ahora kilómetros de amor para sanar sus incongruencias. Pero, me pregunto, ¿Quién te ha visto desparramada aunque de pie y te atendió en silencio, sin preguntar nada, queriéndote sólo a la distancia de un paso, de un grito, de un llanto?, sólo yo y mis más sinceras fantasías. 

Dedicado a dos posibles almas en algún rincón de la ciudad de La Plata, que quizá, acaben existiendo cuando ponga aquí el punto final.


Madrid - 24/09/2012
G.LR

domingo, 30 de septiembre de 2012

¡Mis serias dudas!




Preciso mantener en silencio mis dudas, no vaya a ser cosa que un viento fuerte las sacuda y terminen por convertirse en miedos, para que después cuando grandes e imponentes me empujen al fracaso.

miércoles, 29 de agosto de 2012

Bocanas y suspiros





Mi fe y la suerte en el amor, duran lo mismo que un suspiro, pero lo hacen con absoluta convicción. Son tibias bocanadas de aire sin aliento que regurgitan temores y condicionan mi ser; a lo mejor esto sí que me preocupa, aunque debo admitir que me atormenta.


lunes, 13 de diciembre de 2010

Una sonrisa diciendome adios



Ayer no tenia, ni ganas de ver

el sol asomando por mi ventana

quiero que sepas, que no voy a ser

el mismo yo desde ahora

estas cicatrizes, las pienso mostrar

para que todos me vean sufriendo


Y no necesito morderte otra vez

ya llevo adentro todo tu veneno

herido y solo, me marcho otra vez

pero antes dejo mi sangre en tu boca


Yo no se...hasta cuando...

podria soportar tanta furia

Yo no se...como se hace

para olvidar si alguien me olvida


Voy caminando y todo lo que veo

es tu sonrisa diciendome adios

abro mi cuerpo y cierro los ojos

ahora solo el viento me lleva

pero despierto y otra vez

estoy parado frente a tu puerta, nooooo


Como fue...como paso...

estoy aca eperando el disparo

Como es...que un hombre soporta

ser humillado mas de dos veces, no seeeee



domingo, 18 de julio de 2010

Voy a sangrar por donde vos me toques



Voy a sentirme desgraciado en esta soledad
y voy a sentir que nada sirve ya...
quiero quedarme tan quieto como ayer
pero sigo esperando un beso que me ayude despertar
milagros en mi vida no van a suceder, ...ya lo se, ya lo se...

Puedo quedarme, sonreir y divertirte
Es tu egoismo que te hace delirar
Y si ves que todo te resulta un poco frio,
mejor cierra los ojos para estar en otros brazos
Ahora miremos despiertos al cielo,
ya estamos en la nada otra vez

Voy a sangrar por donde vos me toques
palabras mas palabras menos pero me alejare
vos que fingiendo ser la vida me mataste
Y yo que ilusionado supe vivir un poco mas
No hay milagro en mi renacer...ya lo ves, ya lo ves!

Blues e indiferencia

Quiero esperarte bajo mi sombra
y deslumbrarte con mi voz
no va a ser fácil, porque te has acostumbrado
a darte vuelta y a no sonreír
sin importarte…



…Que detrás dejaste huellas
que ésas huellas son caminos
y hasta yo podría seguirte
y caer ante tus pies…



Voy a seguirte, si es que prometes
que al encontrarnos vas a mirarme
hacia los ojos, para decirte
ahh, seguro que nada, pues me has deslumbrado
y me dare vuelta, sin importarme…



…Que detrás dejo mis huellas
que ésas huellas no son tu camino
y que nunca caerás ante mis pies, nooo...

jueves, 17 de junio de 2010

Plegarias de libertad


Hoy voy a contarte algo,
que vas a soniar maniana,
como si pudieras dormir

Hay unas luces que te rodean,
que amenazan con robarte,
tu tan preciada libertad

Unos hombres que te gritan,
tu conciencia que no logra,
justificar tu realidad

Has robado tantos suenios,
que sin darte cuenta hoy,
aprendistes a querer….

Te han dejado sin salida,
el peor de los destinos,
nadie te enseño a sobrevivir

-----
Ahora que tus sentimientos,
empujan hacia afuera,
no hay quien los pueda recibir

Tus plegarias a la sombra,
sueltan lagrimas hermosas,
rogando que alguien las pueda ver….

Las risas ntre rejas,
son silencios en tu corazón
-----

Vas comino a la locura,
pero te sobra ternura,
quizá te puedas salvar

Bajo el sol ya eres otro,
sembraras tus ilusiones,
para cosechar tus suenios

Te han dejado sin salida,
el peor de los destinos,
nadie te enseño a sobrevivir

lunes, 7 de junio de 2010

Nuestro mundo, casi imperceptible...



Salgo mirando hacia delante buscando a donde llegar
tratando de esquivar mi sombra, que ahora no para de hablar
ese lugar que me hace creer que estoy un poco mejor
así entro en mi mundo de certezas, parece estar todo en su lugar
con esas mentiras que me corrigen a veces el mal humor


Al cerrar mis ojos y ver, que todavía estas acá
lavo mis culpas y mis fracasos, que ahora parecen sobrar
sabre entender si nada cambia, o si prefieres mentir
y si esta vida te da ventaja, sabrás volver a nacer
siempre que el viento te acompañe, cuéntale tu verdad


tal vez yo piense, que perdí el tiempo, tratando de hacerte ver
mi mundo es casi imperceptible, aun cuando estas en él
esos duendes que allí viven, dibujan para mi...
verdades casi sinceras, te digo, que hasta moriría en él…

sábado, 10 de abril de 2010

Se agita mi ternura

Hoy se agita mi ternura,
sabe q no tengo nada
y me quiere hacer feliz

Va mostrándole a los otros
que este hombre no esta muerto
todavía sabe amar

Solo se cruzo en la vida
con un par de caprichos
que no supo contener

Voy pisando cada vida
como si pudiera ver
todo lo que va a pasar

------------------
Cuanto fuego había en tu boca
cuantas verdades te llevaste en el corazón
lo que quiero ya lo tengo
lo que necesitaba lo tenias ahí
------------------

Todavía me pregunto
como puedes retener
esas lágrimas ahí

Si te miro yo bien fijo
esos ojos me dirían
que te mueres por volver

No hay que retar a la conciencia
si se mete en tus sueños
y te muestra como estas!

A esta vida nos la dieron
casi al mismo tiempo
y no nos podemos negar…

------------------
Cada mañana te preguntaras
si algo te impide ser feliz acá
a vos la vida te convida lo mejor
y te mira como desconfias….
------------------

Mundo de Ilusiones

No esperabas que la vida
fuera siempre una constante de ilusiones
y este mundo que te da pocas chances para disfrutar...
hoy cierra los ojos y mira hacia el cielo
...es por lo que vendra...
hoy cierra los ojos y mira hacia el cielo
...quiza nadie vendra...

-------------------------
Hoy brindo por vos, y quiero verte feliz
parado en la esquina del sur
-------------------------

Con las manos vacias y el corazon tan lleno
hoy vas por esa ruta
el tiempo te tiene preso por ir lento
y sin arreisgar nada
el tiempo te tiene preso por ir lento
y sin arreisgar nada
ohhh ohhhh, nada cambiaras...

-------------------------
Hoy brindo por vos, y quiero verte feliz
parado en la esquina del sur
-------------------------

No esperabas que la vida fuera siempre una constante de ilusiones
y este mundo que te da pocas chances para disfrutar...
hoy cierra los ojos y mira hacia el cielo
...es por lo que vendra...
hoy cierra los ojos y mira hacia el cielo
...quiza nadie vendra...