Buscar por categoria

Mostrando entradas con la etiqueta Relatos. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Relatos. Mostrar todas las entradas

sábado, 18 de junio de 2016

Perdidos en el vacío


La historia iba de ojos blancos en un fondo negro. No había más. Dieron un paso hacia adelante cada uno, y quedaron en evidencia, pues no había rostros, sólo dos miradas que no se veían. El fondo era un universo sin estrellas, una infinita galaxia que los sostenía ingrávidos. No había voces, pero se pensaban; pues no había figuras ni tacto que pusieran en relieve o personificaran al otro, y eso al ser humano lo angustia, es pura desazón. Y por ese desconcierto se les dio por pensar: ¿Será que estamos desnudos?.

Poco a poco se fueron acercando más y más, y se precibían al menos la respiración. Saberse ahora seres vivos les dio esperanza. De repente uno soltó un gemido sin voz, que fue sólo una respiración acelerada. El otro se contagió, y no supieron qué más hacer. Luz ya no había, por lo que instintivamente dejaron caer los párpados. La oscuridad los ocultó todavia más. De hecho desaparecieron. Y devorados, en medio de la nada, él sintió una profunda pena. Alguien lo abrasaba por detrás, oía una voz femenina que lo invitaba a relajarse. Pero nunca debía abrir los ojos. Sólo sabe que dio vueltas, que le hicieron el amor incontables veces, que lo insultaban mientras le mordían la oreja, y que salirse no quería. Pero la incertidumbre le dolía por alguna parte, y el deseo de no existir lo agotaba.

Ella le dio un beso y le mordió los labios. Luego lo empujó fuertemente y se reía, mientras le pedía que se fuera, que saliera de su vista, pues el juego había terminado. Él, aún indefenso y oculto, no pudo con tanta histeria, y apretó con fuerza los párpados como queriendo desaparecer. Deseando que de una vez por todas el sol saliera, para volver de nuevo a su rutina, donde tampoco existe, pero se sabe al menos de memoria, cómo lidiar con su soledad.

viernes, 10 de junio de 2016

El sudor en los labios

El sol entra por la ventana y le entibia las piernas. Gabriel parece no tener reflejos, ni vida, ni motivaciones para siquiera mover un músculo. El ventanal empañado le ofrece una visión absurda y surrealista de la calle, aquella que conoce hace más de veinte años, pero que no frecuenta ya. Con el cuerpo inclinado sobre su hombro derecho, por momentos se babea y no repara en ello, pero la enfermera aparece de tanto en tanto para acomodarlo y limpiarle el rostro, porque entre la saliva y las lágrimas se ve un poco más patético. 

Gabriel yace postrado en una silla y nadie sabe en qué piensa cuando se ausenta, perdido en sus memorias, ya sin voz y quizás con llanto. No puede hablar ni mover las extremidades, pues depende siempre de alguien a su cuidado. Durante el día una enfermera le atiende, cuidando que al menos coma, y estando siempre lista para cuando hubiera hacer sus necesidades fisiológicas allí sentado. Por las tardes hace el relevo Miriam, quien fuera su mujer desde hace por lo menos quince años. Ella no tiene paciencia y al llegar demora a la enfermera todo el tiempo que sea necesario con tal de no tener que hacer nada más que llevarlo a la cama para dormir, así sin más, quedándose con algo de tiempo para sus cosas; siempre trasnochando.

Por las mañanas sucede lo mismo. Ella se levanta y hace sus cosas mientras espera que llegue la enfermera y se ocupe de Gabriel. No es capaz ni de llevarlo consigo a la cocina y tomar juntos el desayuno. Ella todo lo hace sola, no cuenta para nada con él. Pareciera culparlo de la vida que ella lleva, sintiéndose también postrada de alguna manera. Siempre encerrada entra la oficina y su casa, sin poder socializar como le gustaría. Muchas noches lo regaña, de camino al cuarto, haciéndole saber que su amargura es culpa de Gabriel. Pero él no puede reaccionar, y sólo deja caer alguna lágrima, que deberá evaporarse sola o ser absorbida, pues no habrá dedo ni mano que en gesto de consuelo se la enjugue. 

Pero hubo una mañana que fue diferente, una de esas que no sucedían hacía por lo menos diez años. En realidad Gabriel ya había notado la diferencia la noche anterior cuando Miriam le pidió a la enfermera que se fuera, para poder ocuparse ella misma de todo. Lo primero que hizo fue ayudarlo a cambiarse la ropa. Lo vistió con lo mejor que tenía él en el guardarropa. Le puso unos zapatos de color negro, que se los lustró para que brillen como nunca antes. Le hizo un peinado para el cual se tomó al menos media hora, pues Gabriel llevaba tiempo sin emprolijarse el pelo. Y luego se vistió ella, mientras Gabriel la esperaba en la cocina, sentado ya a la mesa; los ojos le brillaban y casi sonreía. Miriam se apareció de punta en blanco, con un vestido negro muy pegado al cuerpo, unos zapatos de tacos muy largos y un maquillaje muy sensual. Entró en la cocina lentamente, y lo miraba fijo, mientras se mordía los labios con cierto erotismo. Pasó por detrás de Gabriel y le acarició el rostro, luego se acercó a su oído y le dio un pequeño mordisco, como preparándolo para una noche en la que recordaría, después de tanto tiempo, lo que era una erección. Y Gabriel la tuvo en ese mismo instante, de hecho. 
Sirvió la comida y lo alimentó, compartieron el mismo plato, bocado a bocado y cuando ya no hubo más, ella recogió todo y lo llevó lentamente hacia el cuarto, taconeando paso a paso, generando un climax perfecto.
Lo tiró como pudo sobre la cama, le quitó la ropa y luego hizo ella lo mismo con la suya, pero lentamente, observándolo con sensualidad, mientras él quieto, boca arriba, sudaba y la miraba. Miriam se subió a la cama de un salto, y se sentó encima de su pelvis. Le hizo unas cuantas caricias, mientras le bailaba sensualmente al mover sus caderas. Apagó ella la luz, y Gabriel que llevaba años sin hablar, recordó que tenía aún las cuerdas vocales, pues gimió como hacía tiempo no lograba hacerlo; hasta juraría que pudo moverse.

Amaneció y Miriam se levantó, como siempre, a la misma hora, pero esta vez preparó un desayuno para dos. Se hizo cargo de Gabriel y lo acercó a la cocina para que degustara lo que había preparado. Un desayuno completo, de esos que ni ella sospechaba que era capaz de preparar. Lo alimentó, y sobre todo le dio de beber Té, al menos dos tazas bebió esa mañana, casi seguidas. Por momentos Gabriel se sentía un poco fastidioso, pues suele beber café y apenas una taza le alcanza. También se sentía lleno, pues Miriam lo había alimentado con cosas muy pesadas, y en cantidad. La enfermera ya debía haber llegado, pero no lo hizo. Todo hacía pensar que Miriam había planeado quedarse a solas con él, y al menos demorar a la enfermera unas horas.
Cuando terminaron de desayunar, Miriam lo llevó a Gabriel a su ventanal favorito, lo dejó allí solo junto a una pequeña mesa en la que había una taza de porcelana con café. Sólo eso, no había más. Se preparó para salir, aunque esta vez lo hacía más tarde, y antes de dejar la casa se acercó y lo besó en la frente. Fue un beso frío, que se mezcló con el sudor también fresco de Gabriel. Se alejó lentamente, de camino a la puerta, pero sus pasos no eran coherentes, y antes de llegar a la puerta tropezó y cayó desplomada al suelo. Casi al unísono, se escuchó detrás de Miriam el  ruido de la taza y la mesa golpeando el suelo, por el peso muerto de Gabriel que cayó repentinamente, dando de bruces también en el mismo suelo.

Si normalmente la enfermera llegaba a las nueve de la mañana, ese día lo hizo por lo menos a las once. Al abrir la puerta encontró el peor de los escenarios, donde el suicidio pasional era la mejor hipótesis. Desesperada llamó a la policía, y mientras esperaba, recorrió la casa sin salir del asombro y el miedo. Se sorprendió al ver la cantidad de comida que había, las tazas de Té, las marcas de rush rojo en una copa aún sin lavar y todo un desorden que no era normal. Se acercó a la nevera y vio que había una nota con la letra de Miriam que decía algo así como: Disculpa el desorden, no hice a tiempo de recoger. De todos modos, no volverá a suceder. Un beso, Miriam. 

Y el beso era literal, con la marca de rush en el papel. 

sábado, 13 de diciembre de 2014

Sobrevolando la gota en un frio diluvio

Llevaba tiempo observándola, y no era sólo por el ímpetu de su mirada, ni la bravura que parecía emanar de sus ojos azules. Tampoco me llamaba la atención el andar, siempre apurada y ocupada. Su silueta era esbelta, y de estatura más bien baja. El pelo rubio y rabioso le daba personalidad, porque combinado con todo lo anterior, hacían su mirada aún más felina. Su acento al hablar castellano tenía aún resabios de su Polonia natal. Debo admitir que los labios me tentaban, no eran carnosos, pero tenían sensualidad; también ayudados por todo lo anteriormente descrito. 

Le pude ver y descubrir casi todo lo que no me quizo mostrar, incluida su desconfianza y su miedo a la hora de amar . Pero yo quería saber más. O más bien pretendía adentrarme en sus fibras más íntimas para saber cómo sabía esa especie de diosa del amor mitológica que en mi mente había creado. Pero también es cierto que no daba aires de mujer dulce, o romántica, ni tampoco bien predispuesta a la conquista. Y aún así, yo llevaba tiempo observándola.

El hombre solo, y que además es soltero de larga data, sabe esperar. Mentira, no le queda más remedio que esperar. Y para graficarlo aún más, quien no domina el arte de la conquista, está literalmente condenado a la espera. Yo observaba y esperaba, hasta que en una de esas pocas veces que cruzamos palabra alguna, logré captar su interés. Bueno, o quizá lo fingía muy bien. Era una mujer que en medio de una conversación, podía darse la vuelta y alejarse cuando uno aún estaba  terminando de decir una frase que ella no iba a oír, pero que por costumbre, ya sea buena o mala, necesitamos concluir lo dicho, y entonces continuamos hablando, mientras el otro se aleja indiferente. 

Es cierto también que en esa larga espera hubo olvido, o resignación. No todo fue esperar y no ver. Buscar y no encontrar. Dar y no recibir. Hablar y no ser escuchado, más también ignorado. De hecho ya había empezado mi proceso de indiferencia absoluta, casi diría que el interés ya lo había perdido, cuando de repente la tuve esa noche a la distancia en que el aliento empaña las retinas de dos mal intencionados que están cara a cara, a punto de arrugarse las narices. Ya ves, el amor tiene esa desgraciada suerte de conquista. Quien es ignorado busca incansablemente llamar la atención, mientras que quien es pretendido y cortejado busca, estúpidamente, ser un poco más ignorado.

Fue exactamente un Viernes por la noche cuando coincidí en una fiesta con Augustyna. Había terminado de trabajar y me acerqué a la fiesta sin grandes expectativas, planeando la retirada más temprano que tarde. Esa noche ella era la organizadora del evento, pues era en la misma oficina que solemos coincidir todos los días. Por tanto y en cuanto, aún menos había puesto mi atención en Augustyna. Pero entrada la noche, cuando el alcohol ya nos empezaba a aflojar un poco a todos, y momento en el cual se suponía que me iría, ella tuvo algunos gestos que supe entender como un frío e intrigante intento de conquista, de acercamiento. Así fue que le seguí la corriente, por lo tanto no me fui en ese preciso instante, y seguí agregando algunas copitas más. Embriagado y distendido, me sumé al grupo que bailaba allí fuera en la terraza. La observé a Augustyna que estaba bailando, mi mirada era sugerente, y cuando ella me sonrió, lentamente la tomé de la mano y comenzamos a dibujar unos pasos de baile. No estoy seguro si nos coordinábamos, sinceramente, pero yo sentía que la llevaba y la traía, y ella gozaba. Disfrutaba de bailar abrazados y bien pegados, de mirarnos fijamente, estáticos, esperando que alguno diera el paso y sugiriera algo más. Pero yo no lo hice, no estaba seguro de la expresión en sus ojos y su media sonrisa. Me daba la impresión de que me observaba con desconfianza, me hacía sentir que justamente ese paso, era el que no debía dar. Pero también es cierto que es normal en mí imaginarlo todo al revés.

La canción terminó y ella aplaudió, esbozando un aullido que festejaba lo bien que lo habíamos hecho. Yo sonreí tibiamente y ella comenzó a charlar:

- Oye, qué bien ha estado ¿Verdad?.

- Pues sí, nunca imaginé que las Polacas eran tan sexis bailando - Sonreímos los dos nerviosos, y yo le acaricié la mejilla derecha.

- No sabes lo que me ha pasado - Continuó ella, con cara de preocupación o sorpresa, no estoy seguro. - Había aquí en la fiesta un tipo, un Mexicano, lo había invitado yo, pero de repente vuelvo del baño y resulta que se ha ido, así sin avisar.- Concluyó la frase alzando las manos y los hombros, como desconcertada.

- ¿Y qué más te da? Mucha gente se ha ido, es tarde y es normal, ¿Porqué te importa tanto que se haya ido?.- La miré fijamente, esperando que me dijera la verdad, y así lo hizo, no dudó.

- Pues resulta que a ese tipo lo conocí hace poco, nos caímos muy bien, luego tuvimos sexo, sólo una noche, y fue el mejor sexo en mucho tiempo. Me hacía ilusión que volviera a suceder, pero con esto que ha hecho, pues ya no sé si quiero verlo otra vez. Pensar que me tenía aquí, regalada, para lo que él quisiera, y sin embargo se fue sin saludar si quiera ¿Qué le sucede a los hombres? - La tomé de los hombros; ella aún sonreía.

- No sé qué le sucede a los otros hombres, ni a éste en particular, pero a mi me sucede que llevo un tiempo observándote y creo que tú también a mí. Olvídate ya del Mexicano y vente conmigo, vamos por ahí a divertirnos - Se quedó muda y me miraba fijamente a los ojos. Volteaba la cabeza y me volvía a mirar, parecía que quería decir algo que no le salía, o no sabía cómo suavizarlo.

- Tú tienes algo que me gusta, es cierto, eres todo ternura, delicadeza, pero no lo sé, no lo sé... - Se mordía los labios y bajaba la cabeza. Todo era duda en sus ojos.

- No dudes más y diviértete, nos vamos por ahí y ya habrá tiempo para arrepentimientos, si es que cabe.

- Sí pero... - Hizo una pausa, luego me miró sonriendo.- ¡Venga ya! en media hora nos vamos tú y yo a mi casa - La tomé de ambas mejillas y la besé con calma, tiernamente, y ella se dejó, pero pronto me apartó, como si no quisiera nada romántico. Su frialdad volvió a dejarse entrever.

Como habíamos acordado, en más o menos media hora comenzamos a recoger algunas cosas y nos preparamos para salir. Ella iba y venía de la cocina a la terraza, y en uno de esos viajes me preguntó preocupada por su móvil, Lo perdí, no sé donde está. Me dijo con cara de susto. Tampoco sé desde cuándo no lo tengo encima, es que voy un poco borracha, Tranquila, intenta recordar cuándo fue la última vez que lo usaste, No puedo, tengo problemas para recordar, tengo esto que...bueno en fin que no recuerdo algunas cosas, ¿Problemas de memoria? Algo así como Asperger, Sí exacto, eso tengo, Asperger. Yo no sabía muy bien de qué iba eso, pero el móvil apareció y ella recogió varias cosas que puso apuradamente bajo mi brazo izquierdo y dijo: ¡Vámonos!.
Salimos como si estuviéramos huyendo. Saludamos al resto desde la puerta de salida y mientras bajábamos por el ascensor ella me miraba con los ojos bien abiertos, seria, desconfiada. Por favor, deja de mirarme así y relaja, somos grandes, vamos a disfrutar. Le dije sonriendo, mientras le acariciaba el pelo y ella cerraba levemente los ojos. 

Si bien los dos sabíamos que íbamos de camino a algo inevitable, jamás pude sentirme seguro, es decir con la certeza de que fuéramos a divertirnos como se suponía que lo íbamos a hacer. Tan pronto como salimos a la calle, ella se abalanzó sobre un taxi. Subimos, le indicó la dirección aproximada y luego el viaje no habrá durado más de diez minutos realmente, pero a mí se me hizo más largo. Ni bien arrancó el taxi ella se puso a mirar hacia afuera por la ventanilla y yo que la miraba, casi sin querer molestarla, como quien no quiere arruinar el momento. Me intrigaba saber en qué estaría pensando, pero preguntar, en esos casos, no sirve de nada. Ella seguramente tenía la mirada perdida, pensando en un batido de cosas, pero en nada en particular, mientras que ese mundo que va pasando como un film por el vidrio medio empañado, gira y le da vueltas, aumentando la confusión y regalándola más y más al sueño. 
De repente espabiló, como si nunca hubiera estado inconsciente durante el viaje, Es aquí, frene en esta esquina por favor. Le dijo al taxista, con una voz que apenas lograba pronunciar una palabra después de la otra y que se ayudaba con el gesto de un dedo índice apuntando hacia alguna parte, tal vez esa supuesta esquina. Pagué el viaje y luego descendimos, la intenté ayudar a ponerse de pie, pero apenas si me dejó tomarle la mano y enseguida se repuso y me guió a paso firme hacia el apartamento. Al llegar abrió el portal principal, y luego un segundo portal nos esperaba, rogando no estuviera cerrado con llaves, pues al parecer no tenía idea de cuál era la llave, ni tampoco si realmente la tenía encima. Abrió finalmente y subimos por una diminuta escalera de no más de una veintena de escalones, allí ya estaba la entrada a su apartamento. 
Fiel a su manera apresurada para hacer las cosas, intentó abrir directamente, sin las llaves, e insistió más de una vez mientras me miraba y me hablaba; sólo decía cosas, nada coherente.

- Está cerrado con llaves corazón, recién acabas de llegar a casa, luego de estar todo el día trabajando. No esperes que la puerta se abra así sin más. Usa las llaves.

- ¡Joder! Que mal estoy, ya ni sé lo que hago.

- Pues espero que sí sepas a qué hemos venido. Espero recuerdes muy bien nuestras pretensiones, no sólo hoy, sino mañana por la mañana - Se lo dije con gracia, pero un tanto serio. Me disgustaba la idea de pensar que aún podía suceder que me dijera que se arrepentía, que mejor me largara. 

No contestó a mi exclamación pero ni bien abrió la puerta, me tomó de la cabeza y me dio un beso de esos bien fogosos, como para demostrarme que sobraban las palabras. Alguno de los dos cerró la puerta como pudo mientras nos besábamos de camino al comedor. Una vez allí nos tiramos sobre el sofá, salvajemente. A mi me daba vueltas todo, pero no quería ni podía fallarle. Supuse que a ella le sucedía lo mismo, porque en un momento se excusó para poner un poco de música y de camino al ordenador tropezó con todo lo que había en el suelo, aunque fuera sólo  una pequeña alfombra. Volvió a los tumbos y se me tiró encima. Sentada sobre mí me sujetó de los pelos y me besaba fuertemente, ya absolutamente decidida a sellar la madrugada con lo poco de erotismo que nos quedaba. La sujeté fuertemente por la espalda, sin dejar de besarla apasionadamente. Quité su ropa sin saber cómo lo hacía, tal vez hasta le rompí alguna prenda, y luego ella hizo lo mismo con la mía. Nos logramos fundir absolutamente rotos de placer, jadeando pero sin pausa. También me pareció una eternidad, pero fueron apenas quince o veinte minutos de lujuria, lo sé. La oscuridad nos fue devorando y el reflejo de la luna que entraba por el ventanal del comedor nos dejaba entrever apenas los rostros, las muecas de placer y la saliva que empapaba nuestras bocas, las mejillas, su cuello, y hasta su frente. Nos dejamos caer rendidos al acabar, quedando recostados en el sofá y sin pronunciar palabra alguna. Ella tan solo mirando hacia el ventanal, y yo sólo miraba hacia el techo. Pensativos. Culpables.
Al cabo de un buen rato nos movimos hacia la cama de su cuarto, apenas murmurando, y volvimos a caer rendidos con el peso de la resaca sobre una cama húmeda y deshecha. Le di dos besos en la frente y me volteé hacia el otro lado, dándole la espalda. Y creo que no tardé ni veinte segundos en dormirme.

Dormimos tan solo una hora y media, aproximadamente. Una alarma de su móvil comenzó a sonar y en la oscuridad no podíamos encontrarlo. Cuando así lo hicimos finalmente, al cabo de unos intentos logró apagarla. Al despertarme, y sobre todo sin haber dormido casi nada, se me vino toda la resaca encima. Un dolor intenso en la cabeza y el cuarto que todavía me daba vueltas. Ella se había quedado un momento mirando los mensajes en el móvil, arrodillada en los pies de la cama. Con la poca luz que entraba por la persiana del cuarto podía ver su cuerpo blanco y esbelto. El pelo platinado, a tono con su piel, y unos senos perfectos, sin sujetador. 
Se volvió a recostar junto a mí y comenzó a besarme tiernamente, mimándome con cierta fogosidad, buscando un poco más de aquello que anoche no pudimos disfrutar del todo. Aún así no pude corresponderla y me excusé. Ella me pidió perdón, diciendo que no quería molestarme.

- No, no, por favor, si no es que me molestes - Le dije con calidez y besándola dos veces en la boca. - Es sólo que me encuentro muy mareado, mi cuerpo se está cobrando en resacas todas mis desatenciones.

- ¡Vaya! Sí, menuda resaca la que llevamos los dos.


Yo me volteé boca arriba mirando hacia el techo. Ella que ya se encontraba en la misma posición, sujetaba el móvil con ambas manos y revisaba mensajes de texto. Me ignoraba, y cada tanto sonreía con algunas de las cosas que leía, pero no las compartía. Intenté una o dos veces entablar conversación pero no me prestaba atención, y debía repetir más de una vez lo que había dicho. Mejor era vestirme y emprender la vuelta a casa, aquí ya no quedaba nada. 
Insinué que debía irme, esperando que me retuviera, pero para mi sorpresa, ella, sin dejar de mirar el móvil asintió. Se limitó a decir: ¡Está bien!, yo también tengo cosas que hacer, me espera un día largo.
Y fiel a la mala costumbre y la falta de forma en cuestiones de sexo de ocasión, esperé unos minutos e hice nuevamente la insinuación, recibiendo ahora un rotundo silencio, seguido de un aire de ignorancia que me hacia dudar si en esa cama, debajo de ese edredón, realmente había alguien más recostado junto a mí.

Me puse de pie y fui recogiendo mis prendas en el comedor. Me puse la ropa nuevamente, luego me aseé en el baño y al salir ella ya se encontraba también vestida, recogiendo cosas del cuarto y el comedor. Luego se detuvo en el pasillo que comunicaba el cuarto, la cocina y la puerta de salida, y me aguardaba paciente, en silencio, mientras yo terminaba de prepararme. Su mirada estaba perdida, observando fijamente algún punto de la pared que tenía justo enfrente de sí.

Me acerqué lentamente para no asustarla, y le hice una caricia en el hombro. Me miró nerviosa, con una dudosa sonrisa de placer. La abrasé suavemente y ella tardó unos segundos en sumarse al gesto. La besé luego con dulzura y ella sí que me correspondió con la misma ternura. Sujetándole la cara la miré a los ojos sonriendo, quería decirle que esperaba poder repetir esta velada, aunque esta vez sin resaca, pero las palabras se me quedaron encajadas como debajo de la lengua, o en el pecho, no lo sé. Ella en cambio bajó la mirada, otra vez notablemente nerviosa, más también la noté avergonzada, pero no quería saberlo con exactitud, así que no pregunté, tan sólo me fui.

Había llegado finalmente a la conclusión de que esta historia sin comienzo, aclamaba un final igualmente patético. Había nacido de sus silencios y sus dudas, sólo ayudada con la insinuación de unas tibias sonrisas y miradas, y se veía claro que moriría exactamente de la misma forma. 

Esa historia fugaz que me había inventado una noche atrás, a la cual la arrastré sin dejar que lo pensara demasiado, enfermaba ahora de los mismos síntomas que la creó, para morir luego por lo mismo que la motivó a su creación: La indiferencia.

---
G.L.R
Barcelona - 13-12-2014





sábado, 9 de agosto de 2014

La marea verde

Me ha sucedido siempre, y esta vez se ha repetido. Largas caminatas por la noche, perdido entre la gente y las calles mojadas. Mi sombra oculta por momentos, como escapando de todos; también de mi. Aún así disfruto en soledad de todo lo que me rodea. Nadie podría jamás quitarme este tesoro que son mis ojos y más preciada aún es la forma con que miro y analizo todo a mi alrededor. Todo está ahí, en la noche, justo cuando muchos perdemos las inhibiciones y dejamos al desnudo todo lo que durante el día permanece oculto, destruyéndonos por dentro, pidiendo salir. 

Me freno en un cruce de calles y observo, hay una niña vestida con minifalda y tacones que llora desconsolada sentada en un umbral, sujetando con fuerza un vaso de plástico que parece sólo tener hielo. No voy a consolarla, tendrá que aprender sola a no creer en todo lo que ve, en todo lo que otros dicen. Pero justo en frente hay un joven, borracho, también sentado casi en el suelo, fastidioso y maldiciendo algo o alguien, su vaso está roto mientras él insiste en beber lo que aún queda. No derrama ni una lágrima, aunque que quisiera, pues sus gestos lo delatan. Tampoco voy a tenderle una mano, ya despertará mañana queriendo arrepentirse, si es que cabe. 

Sigo mi camino, que no está claro, pero no detengo mi marcha. Otra vez entre callejuelas y sombras, entre mujeres y hombres por el suelo, entre llantos y gritos de alegría, y de repente me encuentro yo en un sitio en el que merece la pena frenar, detenerme. Debería decir que vi luz y entré, pero no, no fue ese el caso. Al pasar por la puerta la luz fue lo de menos, pero el brillo lo fue todo. Un par de ojos verdes mirando hacia mi, invitaban a entrar, he hipnotizado me dejé llevar. Luego la sonrisa me invitó a permanecer adentro y no salir de allí a ninguna parte. Aún sin ganas de beber, bebía y mi cabeza viajaba de lado a lado en la barra con el ir y venir de esos ojos verdes; un poco tristes parecían a decir verdad. Por momentos me sentía estúpido, solo en la barra de un bar mirando de manera obsesiva a esa niña que iba y que venía, pero que también me sonreía. Más estúpido aún me vi, cuando ya pasadas dos horas no había hecho más que beber y observar, que sonreír y gesticular, siempre a la misma persona, ¿Y sabes qué? No le dije palabra alguna. 

En esas dos horas creé en mi cabeza mil conversaciones, donde ella muy interesada preguntaba todo de mi. Yo me veía animado y ella que se mostraba tan atrapada, pues me hacía sentir interesante. En esas charlas la esperé hasta que cerrara el bar, y ya fuera la tomé de la cintura y la besé; ella no se resistió.
Nos perdimos juntos en la noche, entre las sombras y los duendes, las farolas sin luz y las personas sin vida. Corrimos y saltamos por encima de todo lo que se nos cruzó en nuestro camino. Llegamos al parque y rodamos por el pasto como animales, abrazados el uno con el otro, bien fuerte, como sujetando y conteniendo todas nuestras miserias. El viento soplaba fuerte y unas nubes amenazaban con aguar la fiesta, pero allí nos quedamos, desafiando la naturaleza. Y así el aguacero se desplomó sobre nosotros, embarrándonos de amor y locura; permanecimos inmóviles.

Pero la realidad era otra, seguía allí sentado en la barra del bar, había volcado mi cerveza sobre la barra y me mojé todos los pantalones ¡Vaya papelón!. La volví a buscar con la mirada, y ella sonrió, yo también lo hice, pero no intercambiamos palabra alguna. Me sequé como pude y el dueño del bar me invitó a salir, estaban cerrando. Fue aquella la vez que más caro pagué por una fantasía que nunca sucedió más que en mi cabeza. Sencillamente podría haber fabulado en el sofa de mi casa, o en la ducha, o un mero sueño al dormir, pero no, siempre me faltaría ese par de ojos verdes que dieran la motivación a soñar, a no dormir. Son esos ojos y esos labios una condena sin objeción ni quejas, son también un error que algún día quisiera cometer. Me pregunto cuánto falta para hacerte realidad, si ya te he besado y desnudado con la mirada, y tu que no eres tonta, pues te has dejado y en más de una oportunidad. Ya no quiero que hablen nuestras miradas, ya no quiero que me acaricie sólo la brisa que dejas cuando pasas junto a mi en la barra del bar, quiero sencillamente hacer lo que imagino para mis adentros, transformarlo en hechos. Pero no puedo, o tal vez no quiero. Ya no quiero preguntarme cómo será esa voz que escondes tras tus labios, aunque yo la imagine dulce y tierna.

Ayer volví a repetir todo este ritual enfermo de conquista barata, pero tuvimos un avance. Nos hemos mirado ni bien he entrado en el bar y sus ojos brillaban más que de costumbre. Ella me saludó con alegría, me preguntó cómo estaba y por fin, después de tanto imaginarla, escuché su preciada voz; amable y complaciente. Estuve en la barra como de costumbre y bebí sin derramar una sola gota, pues ya no tuve esa necesidad de fabular como antes. Intercambiamos algunas palabras, me dejó entrever algunos detalles de su vida, pero a diferencia de las otras veces me retiré temprano y en partes satisfecho. No sé exactamente porqué, pero la histeria se había calmado. 

Ella sigue allí con su belleza intacta, y yo frecuento el sitio cada vez que puedo. Nos alegramos mutuamente de vernos y no escatimamos en sonrisas, como queriendo demostrarnos que el placer es mutuo. Seguiremos avanzando en esto que es una suerte de relación. Quizá terminaremos siendo amigos, o tal vez seguiré siendo un cliente más, pero en el fondo, debo confesar que me desespera saberlo cuanto antes. Sobre todo antes de que me decida a dejar de intentarlo y empezar a olvidarte, como otro de mis fracasos.


G.L.R
09-08-2014 - Barcelona - España

martes, 24 de junio de 2014

Dubicidio en el mar

Ayer sufrí en carne propia la expresión "Un mar de dudas". Porque yo era la duda, y estaba en el mar. Porque ella dudaba y también nadaba en el mismo mar. Ayer no pudimos encontrar una explicación racional a tanta pasión, seguramente porque eso no se explica, sino más bien se aplica. Cada beso salado y mojado era como un tequila, bien fuerte, pero sin embriagarnos. También ayer aprendí a flotar sin piernas ni brazos, porque cada beso, al cerrar los ojos, me hacía perder la percepción de la gravedad. 

Déjame que te diga que en cada sonrisa nerviosa, tus manos parecían temblar, pero aún así no me soltabas, y entre la ira y la duda me volvías a romper la boca de un beso. Pero me echabas y me sacabas, creyendo que era mejor retroceder. Si te hubieras visto los ojos vidriosos y la expresión de placer en tus labios, ¿Qué locura queríamos cometer?, ¿A caso hubo pecado?. Te voy a decir una cosa más, que sólo yo siento y pienso, cuando dos almas que son libres, chocan y se saludan, pues no habrá dios que les haga entender que su pasión es un delito, o que tocarse es un pecado, y mejor ni hablar del deseo. Esas voces que no son nuestras, siguen su diálogo a la distancia, sobre todo cuando dormimos. Nos susurran, nos provocan, nos miman en sueños eróticos o nos van dando flashes de todo lo que no quisimos ser. 

Ok, ahora bajemos y pongamos los pies sobre la tierra, digámoslo, no fuimos un plan perfecto. La histeria nos acabo ganando. Lo entendí tarde y de madrugada, casi cuando todo había empezado. Me di cuenta que la luna ya se iba, el sol se nos aparecía, mientras tu y yo no sabíamos qué hacer con tantas dudas. Divertido sí que lo fue, pero sigo pensando que de tanto nadar en ese mar de dudas, nos podríamos haber ahogado, todavía hoy, cuando todo ya ha pasado. 

Se suele decir que de la duda no se vuelve. Si te lanzan una bola, o bateas o la dejas pasar. Si un auto viene de frente y tu conduces, o lo esquivas o te estrellas, pero siempre, siempre, se toma una decisión u otra. ¿Sabes qué?, hemos desafiado a la ciencia, porque este “dubicidio” que hemos cometido, sí que tiene retorno, segundas oportunidades, o quizá más de dos. Por lo pronto, y ya para cerrar, voy a dejar que esos astros que ayer se me rieron en la cara, cuando yo subía y volaba de constelación en constelación, pues pongan las cosas en su lugar y traigan a nosotros nuevas oportunidades. Pero eso sí, esta vez sin dudas, sin “dubicidios”. Que sea lo que tenga que ser, pero sobre todas las cosas, que haya pasión y malas intenciones.


Ahora que estoy terminando, tengo mis serias dudas de si algo de lo que he contado más arriba ha existido realmente. Es lo que tienen los baños de luna en el mar. Te sumerges y te iluminas pero nunca sabes si al sacar la cabeza del agua, estarás en el mismo sitio, a la misma hora y con la misma gente. Yo por mi parte he amanecido despierto, y eso para mi, es un claro signo de desorientación y barbarie. Sobre todo porque inevitablemente, terminé solo y dormido en mi cama.

domingo, 20 de abril de 2014

Una estratégia para mi desconsuelo

Hubo un tiempo, ya hace algunos años, en que tenía una rutina. Todos los Miércoles, y algunos Viernes, debía tomar un bus al salir del trabajo y viajar unos cuarenta minutos. Desafortunadamente, y como era costumbre en mi Buenos Aires querido, el viaje lo hacía en pésimas condiciones. Los buses o colectivos, como solemos llamarlos, suelen ir llenos al punto que no cabe un alfiler, pero aún así, y muy sorprendentemente, sigue subiendo gente en cada parada. Los conductores son audaces pilotos que pueden conducir semejante maquinaria, cargada con personas que van de pie, y en algunos casos sin sujetarse, pues la compresión los mantiene erguidos, y lo hacen a velocidades impensables. Cada curva es un desafío, intentando maniobras para no caerle encima al agraciado o agraciada que va sentado justo delante de uno. Ni hablemos del momento en que uno debe bajarse, y se encuentra a unos tres o cuatro metros de la puerta. Quizá alguien haga sonar el timbre y entonces el bus se detenga, pero los conductores suelen retomar la marcha con precisión quirúrgica, justo cuando el último pasajero en bajar apenas ha puesto un pie en al acera, por lo tanto, quien venga corriendo hacia la puerta, difícilmente lo logre, a menos que recurra a la estrategia de dar voces al chofer y lograr intimidarle, y así sí que frenaría nuevamente. Un patético escenario que se vive a diario, conformes pasan los años, los siglos, y es ya una marca registrada.

En medio de todo lo anteriormente descrito yo saqué un día a relucir toda mi imaginación, y le puse condimento a ese infierno de hacinamiento y barbarie, mientras iba de pie, siguiendo el vaivén del bus, y en un estado de absoluta somnolencia. Me monté mi propia obra y recluté cuidadosamente algunos actores. Empecé por personificar a mis mejores cualidades, sin modestias claro está, pues sino me valoro yo mismo, entonces quién. A cada una de ellas le puse un nombre, eligiendo los que me parecían más bonitos. Serían de hombre o de mujer según la imponencia de cada una; no supe al final si por cortesía o por sumisión, pero las más imponentes llevaron nombre de mujer y las menos resonantes uno de hombre. 

Acto seguido las fui nombrando una a una como para recordar y asimilarlas, y luego fui entablando breves conversaciones, cual loco conversa con su amigo invisible. Las consecuencia de tal fabulación no tardaron en notarse, me sentía rodeado pero no apretujado, de alguna manera había perdido la noción del resto del rebaño que me empujaba de un lado a otro, de los que me pisoteaban, del que empujaba para apresurarse a bajar del bus, etc. Era sólo yo y mi escenificación incongruente. 

Una vez terminadas las charlas individuales y ya habiendo amenizado bastante el ambiente, decidí hacer algunos planteamientos. Les pedí que me ayudaran a identificar a nuestros rivales, esos defectos o males que me aquejaban y buscar así vencerlos. Se armó el bullicio, todos ellos hablaban a la vez. La bondad decía, No siempre tiendes la mano con tanta calidez y lo calculas todo muy fríamente, quedando así expuesto a la maldad o cierta perversidad. Pude escuchar por ahí también cómo la sinceridad comentaba, No siempre aplicas tu lema sobre que una verdad a tiempo es mejor que una mentira a destiempo, además abusas del silencio, aún cuando tienes algo que comentar, eso podría dejarte expuesto a la mentira. Fui tomando nota como podía, a toda prisa y tratando de discernir lo que decían, entonces decidí poner fin al bullicio, Silencio, pongamos orden a todo esto, de a uno a la vez. Todos callaron menos el coraje que quedó hablando solo, Tú siempre confundes el coraje y la valentía con hacer las cosas sin pensar, ir por delante y empujando, pero eso no es coraje, más bien es imprudencia, cierta forma de cobardía que quieres tapar con bravura, pues quedas al final como un bárbaro que no piensa lo que hace, y que no mide lo que destruye cuando intentas salvarte a ti mismo, eso amigo mio, es de alguna manera egoísmo. 

Con esta última reflexión todos nos quedamos boquiabiertos. No por nada al coraje le había puesto nombre de mujer, se llamaba Rocío. intenté balbucear unas palabras como queriendo animar el debate nuevamente, pero fue inútil. 

El haber personificado estas hermosas cualidades que creía tener me había hecho recordar todo lo bueno que uno tiene, pero haberles dado voz me hizo también ver la otra cara de la moneda. El resultado era asombroso. Con mi ejército de buenas cualidades listo para la guerra, lo que quedaba era plantear una estrategia para empujar fuera esos defectos que parecían a veces ganar en número, y que asestaban siempre un solo golpe, pero era mortal. La sonrisa, que era también una de mis hermosas cualidades, cuando se dejaba ver, esbozó una estrategia, De ahora en más, lo que yo haría en tu lugar es cambiar cada insulto recibido por una sonrisa regalada, cada fracaso por más sonrisas y así acabaras contagiándote a ti mismo de optimismo. La guerra apenas había comenzado. El pesimismo se hizo presente, apareció con contundencia para afirmar, Tú no sirves para eso, a quién quieres convencer con una falsa sonrisa, quizá a los demás, pero nunca a ti mismo, olvida ya, sé más realista. Ese último golpe tuvo un efecto devastador en mí, y miré a los otros como esperando una ayuda, que me dieran letra. Entonces el optimismo, junto con la verdad, se unieron y contra atacaron, Tú calla, no sabes nada, basta mirar atrás y ver todo el camino recorrido, los logros obtenidos, la experiencia, la familia, los amigos, los obstáculos derribados y las experiencias vividas, para poder tener optimismo y seguir mirando hacia delante. Así se habla, me dije para mis adentros. Sonreí felizmente y me sentí orgulloso de mis muchachos, pero vino detrás un personaje indeseable.
A dónde crees que vas tú solo, sin nadie más que tu puta sombra siguiéndote detrás, y sólo porque no le queda más remedio, que sino se desprendería también de ti. Dijo la soledad, con ese tono chabacano, con todo ese aire frío, pero con absoluta sinceridad. Y siguió, Vas a decirme también que eres feliz andando solo por el mundo, sin una mujer que te consuele, sin esa compañera de ruta que no te diga qué hacer, pero que siga tus pasos o tú los de ella, y  dejen juntos una huella más firme por donde pasan, o me dirás que disfrutas tus días de soltero cuando en realidad te mueres por dentro, y cambiarías todo tu éxito profesional por una compañía. No esboces ni una palabra, esto está escrito y ya todo se ha dicho, tú serás por siempre un boludo muy triste que da muy buenos consejos, tú además eres alguien en quien algunos encuentran paz y otros un oráculo, y beben de ti lo que sirve para dejarte luego tirado, porque nadie quiere escuchar tu estupidez una y otra vez, ni si quiera tu mismo. 

Se hizo un silencio atroz, mi cara era la de un niño a punto de romper en llanto. Mi ejército de cualidades era ahora un ejército de dudas. Mi ser era todo un gran defecto. Mis intentos por encontrar una manera de equilibrar la balanza, haciendo que todo lo bueno tenga siempre más peso que lo malo, no habían funcionado. Me envolvía una sensación de abandono y sin argumentos con los cuales replicar semejante argumentación por parte de un ser tan bipolar como lo es la soledad. Alguien que sin duda es necesario en ciertas dosis, y que conviene tenerlo de aliado y no de enemigo. Estaría muy bien poder aprender a convivir con ella, pero es alguien que pretende siempre apoderarse de todo tu ser. 

Sentí que todo se oscureció y mi cuerpo se sacudió, rebotando a ambos lados. Me sujeté fuerte de los pasa manos y espabilé. El conductor había hecho una maniobra de las muchas que sucedían a lo largo de ese viaje, pero al estar ya derrotado mentalmente, pues al primer golpe volví en si. No pude continuar mi fábula y darle el final que yo quería. 

El recorrido terminó y al bajar del bus sentía que me había faltado algo, o alguien. Luego de caminar unas calles me di cuenta qué era. En esta fábula, afortunadamente, hubo alguien que no se hizo presente. O sí, pero nadie supo traerlo a cuento. Desde las sombras había comandado todo esto como el gran estratega. Puedo imaginarlo agazapado asestando golpes y escondiéndose nuevamente. Me pregunto qué hubiera pasado en caso de haberle puesto también un nombre, darle voz y darle voto, y combatirlo como a los otros. Quizá hubiera encontrado una alianza posible, se me ocurre a la primera una dosis de valentía, verdad y sonrisa. O tal vez más contundente una dosis de valentía, amor y bondad. No lo sé, lo que sí está claro es que este oso de color oscuro, cara triste pero con ojos desafiantes y unos encantos de adorar, es el mismísimo miedo. Que fíjate si será sabio, que supo permanecer oculto, incluso para mi imaginación, y cuando supe recordarlo ya era tarde. Le bastaron dos contra ataques mortales para sacarme de mis intentos por vencer al gran jefe. Ese dueño de muchos de los otros defectos; un comandante de infortunios. 

Pues hay que tener cuidado, porque esta es la más popular de las desventajas o debilidades que un hombre puede poseer, para convertirse luego, en su propio enemigo.

Todos los derechos reservados

domingo, 8 de septiembre de 2013

La miel en sus ojos

No había ojos más temibles, ni corazón más sincero. Tal contradicción en semejante criatura me hacía pensar que ciertas cosas son como son, sólo porque deben cumplir un propósito.

Me subí al metro en la estación Prosperidad, él subió en la estación Esperanza. Llevaba una caja de cartón entre los brazos y la sostuvo hasta que pudo sentarse. Se percibía un aire extraño en el vagón, pero yo iba distraído. Aún así noté cierto revuelo, la gente se movía, murmuraba, comentaban, había gente que se sonrojaba, otros miraban con desprecio, y otros tantos cambiaban de sitio irrespetuosamente.

Como decía, yo iba distraído escuchando música, pero lo que veía me hizo detener y prestar atención. Alcé un momento la vista y lo miré, él no vaciló y como si supiera lo que iba a hacer, también me miró, fijo y sin pestañar, mientras se podía ver como seguía trabajando lo que tenía entre las manos. Fue un cruce de miradas que para mi al menos, duró una eternidad, aunque fueron solo segundos. Cuando le sonreí él hizo lo mismo, respondiendo fielmente a la cortesía. Su manejo en el arte de las expresiones era exquisito, en cuestión de milésimas de segundo respondió a mi sonrisa cambiando las facciones, paso de parecer un asesino serial a un dulce pasajero que regalaba sonrisas. En cuanto le quité la vista se puso inmediatamente a trabajar otra vez, mientras murmuraba palabras indescifrables.

Enfrente suyo tenía dos señoras mayores de edad que amagaban con bajar, tal vez dudando de cuál era la estación correcta, y él las miraba, les sonreía y les decía "Esperen, no se vayan, aún no he terminado" Y ellas respondían con una mueca, casi una sonrisa, absolutamente desconcertadas. Entre las piernas tenía la caja y sobre ella montones de tiras de papel que iba entrelazando y armando una figura. Tijera en mano, un poco de pegamento y todo un arte para poder trabajar mientras el metro se movía, y con el vagón lleno de gente. Se apuró y lo logró, las señoras se ponían de pie cuando él las interceptó en la puerta y les dijo "Tengan un buen día, este regalo es para ustedes" Les entregó una rosa de papel a cada una y ellas entre la sorpresa y el apuro aceptaron el regalo, aunque una de las señoras no lo miró a los ojos y sólo dijo Gracias, la otra en cambio sí lo miro y le hizo una sonrisa tierna. Él insistió en ser correspondido y tomó del brazo a la señora que no lo había mirado a los ojos, ante la sorpresa y el miedo de todos, entonces le volvió a decir "Es un regalo para usted, que tenga un buen día". La señora no tuvo más remedio y mirándolo fijo agradeció, y hasta se la vio sonreír. Él volvió a tomar asiento y ya en posición correcta siguió trabajando, esta vez ya más relajado, pues por momentos miraba al rededor y saludaba a la gente, conversaba y preguntaba "¿Quieres una flor?" Pero la gente no sabía qué decir, el ofrecimiento era puramente tierno, pero la mirada daba cierto escalofrío.

Todo sucedía entre estación y estación, parecía apurarse para acabar su trabajo antes de la siguiente y en el trayecto seleccionaba con la mirada al beneficiado. Parte del cortejo era explicar que eso era una flor, que podía hacerse de varios colores combinados y preguntaba siempre si estaba quedando bien. Había una madre y sus dos niños sentados a su lado y él muy amablemente saludó a los pequeños y les explico cómo hacer una rosa de papel, pero ellos no entendían y no le prestaron mucha atención. Él creyó que lo estaba haciendo mal y entonces comenzó a arruinar parte del trabajo que ya casi tenía terminado y tomó nuevos retazos de papel para empezar nuevamente, pero alguien lo detuvo. Una chica que iba de pie le puso una mano sobre su brazo y le pidió que no continuara rompiendo lo que ya tenía casi hecho, y le pidió que se la regalara tal cual estaba. Primero se negó y con una sonrisa forzada le dijo que él no podía hacer eso, y que entonces debía ella esperar a la siguiente rosa, pero ella le dijo:

- Necesito esa en particular, pues colecciono rosas de papel y esa en particular estaba especialmente terminada como para ser parte de mi museo.

- ¿Tienes un museo y quieres poner allí mi rosa?

- Sí, claro, tengo allí muchas más que me han regalado, pero sólo las más especiales como la tuya van a parar allí.

- Pero yo soy el único que hace rosas en el metro y las regala.

- Exacto, y es por eso que quiero que me la regales, así, tal cual está.

- Perfecto, aquí la tienes. Con cuidado, el pegamento todavía está fresco.

Se quedó más que contento, no entraba en su camisa de lo ancho que estaba. Otra vez me miró y lucia una sonrisa espléndida, no podía contener su alegría, me dijo "Tengo que continuar, tengo que mejorar la calidad y un día hasta les voy a poner perfume, ¿Tú que crees?" Asentí con respeto y muy sonriente, no era para menos.

El tren se detuvo un largo rato en una de las estaciones y él pudo trabajar con más tiempo, así que decidió añadir y mezclar papeles de diferentes colores, parecía que planeaba algo grande. Estaba muy concentrado y en parte apurado por acabar antes de la siguiente estación. Cuando pudo tomarse un respiro hizo una observación de todo el vagón y su cara se transformaba, lo empecé a notar preocupado y desolado, como buscando algo o alguien que parecía no estar allí. Se puso de pie y se asomó afuera, primero desde una puerta y luego desde la otra. Para mi sorpresa se me acercó y me dijo:

- ¿No la has visto? Estaba aquí sentada y me sonreía.

- Disculpa pero no la he visto.

- Oh! Era hermosa, todavía siento su perfume, está aquí, tiene que estar aquí.

- ¿Cómo era? Yo no recuerdo que hubiera ninguna mujer allí sentada.

- Sí, había una, sólo sé que era una mujer. No, no, era la mujer – Poniendo énfasis en resaltar que era la más importante de todas.

- Pues no creo poder ayudarte.

- Tú no entiendes, esa flor gigante y llena de colores era para ella, ahora no sé que voy a hacer. No se pudo haber ido, ¿Porqué lo hizo? – Se lo notaba acongojado y desconsolado, así que decidí interceder.

- No te hagas problema, ¿Has terminado la flor?

- Sí, sólo me falta pegar unos extremos y ya estaría.

- Perfecto, hazlo y dámela a mi, yo voy a buscarla y te prometo que se la voy a entregar de tu parte.

- Pero no vas a poder encontrarla, ni siquiera la conoces.

- No, pero creo recordar que la persona que tú dices suele viajar siempre en este metro, así es que la volveré a cruzar.

- No, deja, en ese caso se la daré yo, tengo miedo que se enamore de ti y no te crea que la rosa la he hecho yo.

- Eso no va a suceder, pero si así lo quieres está bien. Sólo ten paciencia y entonces llegará tu momento.

- Gracias, muchas gracias!

Logré calmarlo, y tomó asiento nuevamente. Se puso a trabajar sin descanso hasta la otra estación, que para mi sorpresa era la última, allí bajaba. Antes de arribar se puso de pie y saludó a todos los que lo rodeaban, mientras sacaba de sus bolsillos unas pequeñas rosas blancas que regalaba a mujeres y niños. Casi todos aceptaban el obsequio pero otros sólo tenían miedo y lo ignoraban, pero él igualmente les dejaba una flor. Tomó la caja y desde que estuvo de pie hasta que el metro frenó en la estación, me estuvo mirando fijo y sonriente. Para mi era incómodo, pero no podía parecer descortes, así que respondía con muecas de gracia. Cuando el metro hubo detenerse, desde la puerta se despidió de mi. Me dijo con ojos tristes "Al regresar, no te detengas en esta estación, sigue a donde quiera que vayas". Dado que para él era su trabajo, seguramente lo cruzaría al volver, por la tarde, y como no tenía necesidad de parar en esa estación, pues sólo asentí conforme.

Cuando observé atentamente, había dejado un camino de rosas desperdigadas desde su asiento hasta la puerta, rosas que al parecer nadie quiso guardar y simplemente las arrojaron al suelo, o tal vez él había armado semejante puesta en escena. Lo cierto era que la gente no quería ni pisarlas.

Era una manera extraña de empezar el día, pero el metro de Madrid tiene estas cosas. La gente de todo tipo, todos zombis a esas horas yendo a la oficina. Esa rutina agobiante que sufrimos pero que no queremos cambiar, pues es al menos algo seguro. En particular con este muchacho me sucedió que no pude salir de mi letargo y ser más participativo en su juego, en su inocente manera de querer regalar algo a esta gente que nada parece importarle, mucho menos un loco amable que desubicado saluda con una sonrisa y encima te desea un buen día. Yo quería sentarme junto a él y contagiarme de tanta inocencia, pero a veces me sucede que pierdo el silencio, pero no encuentro las palabras, y entonces de nada sirve la intención.

Por la tarde me llegó la hora de volver a casa y todavía recordaba lo que había sucedido esa mañana, me resonaban en la cabeza sus palabras, su advertencia de no bajarme en esa estación, que no me detenga y siga mi camino. Tomé el metro a la misma hora de casi todos los días, también atestado de gente como casi todos los días. Pero ya acostumbrado no prestaba atención a nada ni nadie, sólo iba escuchando mi música o algunas veces leyendo algún libro. Un presentimiento me invadía y el metro se acercaba a la estación Arturo Soria donde él se había bajado, donde yo no debía detenerme y por curiosidad quería hacerlo, a decir verdad. Traté de no enroscarme demasiado en el tema pero llegando a la estación, justo en la anterior mejor dicho, una voz anunciaba en el megáfono que el metro con destino a Argüelles no se detendría en la estación Arturo Soria, y así lo repitió al menos tres veces. Dadas las circunstancias, fuera el motivo que fuera, ya no iba a poder bajarme allí, así que volví a mi distracción.

Al otro día por la mañana, mientras desayunaba escucho una noticia sobre el metro de Madrid. La estación Arturo Soria seguía interrumpida y comentaban que allí se encontraba la policía trabajando. Al parecer habían encontrado algo en las vías. Pude leer más tarde que una persona denunció que desde la estación se podía observar algo que parecía ser un cuerpo, y que la silueta era la de alguien ahorcado. El escalofriante relato alertó a la policía y habían suspendido el servicio. Uno de los policías relataba, aunque con cara de asombro y muecas de imperfecta sonrisa, que se adentraron en las vías, lo más rápido posible y que cuando llegaron al lugar se quedaron todos completamente helados. Eso efectivamente parecía un cuerpo y en efecto lo era, por lo que dieron aviso a los forenses para que se acercaran lo más rápido posible y removieran el cuerpo de allí. Éstos arribaron con prisa y al acercarse notaron un charco justo debajo del cuerpo, no parecía agua, era más bien pegajoso. Comenzaron los trabajos para removerlo de allí y uno de los forenses describía en la nota que entre la oscuridad se podía ver un rostro mojado, y algo todavía más inusual, lleno de abejas que rondaban por ahí dificultando el trabajo. Uno de los médicos no tardó en darse cuenta, lo que tenía el cuerpo mojado, era miel, bajando desde su cabeza, rodando por sus mejillas, el pecho y continuaba sin detenerse hasta los pies descalzos, chorreando luego por sus dedos gordos del pie.

Estaban todos atónitos ante semejante escenario inusual, pero cuanto antes tenían que removerlo y comenzar con las pericias. Entre todos lo sujetaron, uno hizo maniobras para remover la soga del cuello y en uno de esos esfuerzos sintió que algo se desprendió, era la cabeza. Mientras esta caía al suelo con la mirada de todos absolutamente asustados, lo que vino luego era todavía más desconcertante, pues no comenzó a salir sangre, sino pequeñas flores de papel que volaban por los aires como expulsadas a presión. El cuerpo entonces perdió peso y se les escurrió de entre las manos, la cabeza que había rodado por el suelo no era más que una máscara indescifrable y la miel hacía surcos entre las vías y se perdía.

Nadie allí pudo mover un músculo por unos minutos, entre el miedo y la sensación de sentirse estúpidos. Se preguntaban unos a otros si a caso nadie se dio cuenta que eso no era real, pero el otros insistían en que sí lo era, absolutamente, pero ya no había más que hacer y se fueron retirando uno a uno de la escena. El último alzó una de las flores del suelo, la miraba curiosamente y pudo ver una leyenda que asomaba, así que deshizo la flor intentando descubrir la frase completa. Allí dentro la encontró, aunque un poco borrosa por la melaza y el polvo, se llegaba a descifrar lo siguiente:

Un día mi corazón, repleto de dulzura aún sin contemplar, sabrá reventar de furia y mi cuerpo roto y cansado ya no tendrá sangre, sólo dulzura. Intacta y cultivada, aún sin haber sido saboreada, si quiera correspondida. Explotaré de amor y mi risa se irá en un llanto, que tampoco nadie va a escuchar.

Él supo ver su mágico destino, se encontraron mutuamente y se correspondieron, porque esto era quizá cierto, y absolutamente irreversible. Yo tomé nota, y saqué también mis propias conclusiones. Si no ha nacido quien vea en tus ojos la dulzura que desborda, entonces traga tu saliva cuidadosamente, relámete y prepara tu corazón para una tormenta intensa. Día a día, otra tras hora, empalagado hasta las muelas, con todo lo que te rodea indiferente, mientras tú evitas inmolarte pero nadie sabrá nunca bien porqué.


domingo, 7 de julio de 2013

El loco y sus estrellas


Se siente fuera de sí, la Fe no lo convence, no sueña con nada, no analiza el ayer ni ve las sombras de un mañana; el hoy es ese bastardo que cuenta todavía menos. Salió corriendo al parque para tumbarse sobre el pasto al caer la tarde, ya con la última resolana, y entonces se encontró con una lluvia inesperada que lejos de negarla decidió quedarse allí tirado, tieso y encogiendo todo su cuerpo. Ahí se quedó sin esperar a nada ni nadie. Tiene los ojos cerrados, pues no quiere ni mirar cómo ni dónde está, sólo perderse en algún pensamiento que no lo frustre. Se empieza a ir, se aleja con el pensamiento que lo lleva hasta donde más le gustaría estar, allí está el mar tibio y la playa desierta para que pueda correr de punta a punta. Se revuelca por la arena y sonríe a carcajadas, se divierte, se deja arrastrar por la marea y vuelve así otra vez a tierra firme. No sabe si el tiempo que pierde lo mal gasta o simplemente no hay tiempo, la risa es intemporal pero no así la juventud. 

Ahora está de pie. Pasa su lengua por los labios para quitar la sal y la arena. Mira fijo el mar que lo tiene justo delante suyo, se frota las manos, sacude los pies mientras sonríe vagamente. Sale de repente corriendo enfurecido derecho al agua y con todas sus fuerzas se adentra y no se detiene, las olas no lo frenan y ha llegado lejos gracias a la marea baja, hasta que cae y desaparece de la superficie, se ve su mano girando en círculos, ese remolino lo ha tragado y se lo lleva hacia el fondo. Seguramente esté gritando, pidiendo ayuda desesperado, pero los pájaros vuelan rasante y lo miran sin importarles en  absoluto, los peces se alejan en cardumen porque ninguno quiere pasar por allí. Y sigue cayendo, ahora la caída es libre, a toda velocidad. Él abre los ojos, como así también comienza a pensar en el ayer, rememorando algunas cosas que había querido olvidar, el hoy también lo trajo a cuento, y era todavía más bastardo, el mañana en cambio ya era un deseo, un anhelo de poder moldearlo. El futuro supo ahora ganar terreno, pero sigue cayendo cada vez más rápido y no se ve el suelo, sólo luces y un bullicio que no para, al principio era lejano pero ahora es ensordecedor. Ve más y más luces, más y más bullicio, cierra nuevamente los ojos con todas sus fuerzas, pues el impacto era inminente, sintió una explosión en sus oídos y una fuerte luz que lo cegaba, aún con los ojos sellados por la fuerza y el miedo. La caída libre lo despojó de todo, ya ni ropa tenía puesta.

El primer golpe del impacto fue detrás de su cabeza, justo en la nuca, y rebotó por la espalda hasta la cintura y las piernas que lo sacudieron como un muñeco de trapo. Siente un fuerte ardor en los brazos y las piernas están inmóviles, mientras trata de moverse desesperadamente; no hay caso, los ojos están sellados, apenas entra luz y de la boca cae su baba en intentos de balbucear insultos que quedan en gemidos sin llanto. El presente es el villano, lo es hoy tanto como lo fue ayer y lo será mañana, porque en esa camilla lo tiene sujeto, cual loco envenenado que maniatado intenta escapar, preso de su elocuencia. Otra vez está ahí y no puede soltarse, otra vez se volvió loco por algo que es su derrota más larga, la inseguridad en si mismo. Volverá a salir si a caso, cuando este rato a la sombra lo devuelva de nuevo a su cordura, que no es tal cosa ni hay que exagerarla, pero le sirve para perderse en el montón, entre las gentes de este mundo, que si bien lo habita, no le suena para nada familiar.

El loco no mira atrás ni mira adelante, mira siempre hacia arriba, porque anhela las estrellas y se pregunta quién es ese que desinteresadamente los ilumina sin descanso, mientras que aquí debajo, en tierra firme, los estrellados cerrojan puertas, en cuartos sin luces y camas que devoran sueños.

G.L.R
08-07-2013
Cork, Irlanda





domingo, 12 de mayo de 2013

Lágrimas de plata


Ella sabe de lágrimas y decepciones, es verdad. Yo también sé que puedo ser su hombro, aplastando su mejilla, enjugando sus lágrimas y besando su frente. Puedo inclusive cerrar mis brazos como pinzas, que aprietan fuerte los suyos y exprimen miserias, dejando caer gemidos, deseando que todo pase, queriendo ser el remedio, de forma que mi pálido rostro pudiera darle placer, y entonces frenaría instantaneamente para mirarme con deseo. Quizá probaría morderme el cuello con dulzura para luego subir despacio y terminar bebiendo juntos de la sal sobre mis labios. 

Pero no, en cambio la miro absorto, y hago una pose que pudiera interpretarse como la de quien escucha y presta atención, me presumo relajado para no levantar sospecha de aquello que no se ve; la procesión es por dentro. Entonces hizo un chasquido con la lengua y se mordió el labio inferior, se levantó de la silla y caminó hacia mí con una sonrisa cómplice. Sentada a mi lado me apretó bien fuerte, me besó la frente y enjugó mis lágrimas, haciéndome sentir muy obvio, también estúpido. No dijo palabra alguna, sobraban los detalles, y las declaraciones no tenían cabida. Dormimos juntos entre pinzas, sal, decepciones y tristezas desordenadas. Yo, afortunadamente, desperté de nuevo en mi pasado, la pesadilla había acabado, y ella quién sabe dónde -todavía la estoy buscando- ni siquiera pude saber con exactitud cuánto tiempo estuvo aquí, pero fue lo suficiente como para demoler mis defensas, dejarme inútil. Me dio una lección silenciosa y me devolvió la duda, el deseo desesperado de encontrarme libre, de ser un buen anfitrión en la antesala de mi porvenir aunque éste llegue vacío o resulte incomprensible. Sólo puedo desearte suerte, que tus nuevos aires de plata sean cromos en sonrisas, y por favor, no te engañes queriendo buscar suerte donde cabe sólo razonar y ver despierto cuan imprudente fue ese hombre con tus vísceras a flor de labio, que recorren ahora kilómetros de amor para sanar sus incongruencias. Pero, me pregunto, ¿Quién te ha visto desparramada aunque de pie y te atendió en silencio, sin preguntar nada, queriéndote sólo a la distancia de un paso, de un grito, de un llanto?, sólo yo y mis más sinceras fantasías. 

Dedicado a dos posibles almas en algún rincón de la ciudad de La Plata, que quizá, acaben existiendo cuando ponga aquí el punto final.


Madrid - 24/09/2012
G.LR

lunes, 14 de mayo de 2012

Solo veo con el Corazón




No me escapo de mí, ni me deshago de vos, sino que el viento cuando sopla tan fuerte, a veces no me deja ver, no me deja distinguir…No sé a veces quién se asoma por ahí, busco entre la arena ese rostro, esa pista que me deje comprender dónde estás, dónde estoy…Quizá estemos ahí todavía juntos, quizá ya no, pero yo no veo, solo siento. Siento un calor que es muy intenso y me ayuda a desentrañar este dolor, porque me advierte que no estoy sólo, que vas a aparecer, que el viento solo vino para limpiar nuestras almas y como todo, a nosotros también el viento nos va a juntar, frente a frente, cara a cara, corazón a corazón…Habrá entonces que sacar toda la verdad afuera, desempolvar viejos deseos y sellar todo esto como dios manda…con abrazos, besos y mimos hasta que la luna se vuelva llena, toda completa y abundante de placer, casi tanto como nosotros dos.

viernes, 13 de abril de 2012

En busca de la Misericordia





Dos hombres se encuentran en un bar de Flores, no precisamente porque hayan ido al encuentro, sino que sentados en distintas mesas, se encuentran enfrentados, podríamos decir que cara a cara. Quien llegó primero es Tito, que luce sonriente y parece muy amigo de todos aquí dentro, un habitué diríamos, él es joven y muy seguro, de esos hombres de palabra y unas fuertes convicciones, aun así, tiene un gran defecto, su debilidad por las mujeres, siendo éstas no sólo su madre y sus hermanas. A juzgar por su cara, hoy debe haber logrado una nueva conquista, además de su esposa claro, de quien sólo sabemos que es ama de casa. Enfrentado tiene al otro hombre, de quien no tenemos realmente mucha información pero al intentar describirlo podemos decir que se trata de un hombre grandote, ojos azules, de unos cincuenta años, lleva barba tipo candado, unas canas medio disfrazadas y esta un poco pasado de peso, y sí, eso se nota en lo que acaba de ordenar para desayunar, nadie se resiste a las delicias de éste lugar, de la confitería San José hablamos. Cada tanto sus miradas se cruzan, pero con indiferencia, es que al parecer no se conocen, cabe destacar que Tito lo anda mirando con cierta repulsión, el hombre es bastante ordenado y mañoso, amanerado quizá también, así y todo cada vez que ajusticia una media luna no puede evitar el enchastre: Dios, murmura Tito mientras esquiva la mirada hacia la plaza de Flores como evitando la escena.

Entre mensajes de texto y risas cómplices, mientras coquetea con los mozos, a Tito le suena el teléfono, entonces atiende sonriente. Casi al mismo tiempo suena el celular del otro hombre y con una pequeña mueca de placer atiende y murmura: Hola mi amor, se hace un silencio y Tito escucha que el hombre dice: “Como te extraño Ale, no te das una idea, ¿Ya estas sola?, ¿Puedo ir?”. A Tito le corrió un frío por la espalda, enfrente tenía otro cómplice de la maldad y que además de, al parecer, estar haciendo mal uso de la palabra Amor, pronunció el diminutivo que el usa para su mujer, “Ale”. Tito volvió a su conversación y cerró su fugitivo encuentro, sería en la plaza de la Misericordia. El otro hombre unos segundos mas tarde en tono firme dijo también: “Cuando yo asome por Pedernera viniendo desde Santander, en dirección a la calle Avelino Díaz, quiero verte ahí, en la puerta luciendo el vestido rojo que te regalé”. Imposible coincidencia, así cayó Tito desplomado en la silla. Recordó enseguida que esa mañana Ale lucía un hermoso vestido rojo, algo que nunca sucedía, la excusa fue que lo amaba y quiso sorprenderlo hasta con el desayuno en la cama, como el diablo te daría un beso para dejarte morir envenenado más tarde. 
Salió el hombre del Bar, salió Tito detrás, quiso frenarlo éste último pero entendió que sería como pisarse la sábana entre fantasmas. Por una vereda va Tito, por la otra va su cómplice, por así decirlo, ambos son asesinos que van a matar de Amor. Tito es un vencedor vencido y un despiadado que pronto querrá pedir piedad, el otro, a juzgar por su soledad, sólo pecará de justiciero haciendo sentir un poco más mujer a la que nunca Tito supo admirar.

Al llegar a la plaza, Tito se quedó solo, al parecer su nueva conquista no quiso sufrir por alguien que la había puesto en un segundo lugar. Por supuesto que volver a su casa lo seducía, pero ver a su princesa en manos de un verdadero príncipe lo dejaba sin aliento, así es que sentado allí y en soledad, lloró como nunca antes. Volvió otra vez a la plaza Flores, esta vez entró en la iglesia, sería para jurarse a si mismo, y ante dios, que nunca más engañaría a nadie, menos al amor de su vida, si es que al finalizar su castigo, el que paga con soledad, éste se hiciera presente algún día. 


Tito sabe que serán ahora, y definitivamente, más cientos que miles las angustias que quepan en su millar de desilusiones, por así decirlo y para ser matemáticamente correctos.


jueves, 12 de abril de 2012

Viaje a Luberio, Principado de Asturias


Dicen que la distancia es prima hermana del tiempo…
El paisaje no parece reparar en gastos hoy, va a toda prisa dibujando formas que endulcen mis ojos, utilizando la más alta gama de colores, luciendo sus campos que parecen alfombrados con los mejores tapices otorgando un estilo por momentos sobrio, pero en otros casi incaico, como hecho de vicuña o alpaca; delicias antiguas que aportan una apariencia rústica, fina y volviendo muy sofisticada la geografía.
A miles de kilómetros de tu tierra, sentirte parte del entorno y disfrutar cada segundo es un desafío que asusta de tan imponderable, pero este no era el caso. Las montañas se van cerrando y marcan el camino hacia un destino que ya promete más de lo que ilusiona. Si me hubieran dicho hace algunos meses atrás que viajaría al principado de Asturias, hubiera reído tanto que no tendría consuelo, pero ahora casi sin quererlo voy camino al paraíso; uno de los tantos que tiene la madre patria. Puntualmente el sitio al que me dirijo se llama Luberio, no se nada de él, pero él tampoco de mí y tendremos que conocernos al simple tacto. Estoy seguro que no voy a tardar en percibir los rincones más preciosos, el río más dulce, la montaña más alta; a pura hierba, y unas vistas panorámicas de esas que solo los pájaros guardan en sus retinas y nunca las comparten.
La ruta se hace más estrecha y al borde de los acantilados nos vamos abriendo paso y subiendo. Las poblaciones se van sucediendo unas a otras y los lugareños que miran con esa extraña sensación de que nunca te han visto pasar por aquí, y lo más curioso es que solo les vale mirarte el rostro un instante, no hace falta ver el coche ni su matricula, son esas destrezas propias de la gente que es gente, que sabe bastante del arte de vivir y que presta atención a los pequeños detalles de las personas, como son su fisonomía y sus gestos.
Mientras el Sol va cayendo a nuestros pies, por así decirlo, la Luna hace lo suyo asomando por otro costado y dándonos la bienvenida; ambos son fieles compañeros de esta naturaleza que sincronizados a la perfección hacen su trabajo a diario, uno da calor sin quemar a nadie y alumbra todos los rincones dando vida y esperanza, el otro resplandece más sobrio con una sombría luz plateada que además de romántica aporta seducción y abre el juego para los dueños de la noche, esos que siendo animales y no tanto, se van corriendo la voz y se congregan camino a las peñas. Algunos irán al corazón del monte en busca de su presa, otros en cambio irán a La Fonte Cheras en busca de diversión, a dejarlo todo.
Así las cosas ya estamos casi en Luberio, siguiendo el desvío, subiendo la carretera que invita llegar a toda prisa, mientras se deja sentir el calor de la peña. Ni bien llegar me sorprende una enorme puesta en escena que parece suspendida en medio de la montaña. La panorámica desde aquí es inevitablemente sofisticada, pueblos que parecen perdidos y solitarios pero que se roban todas la miradas porque no resignan ni un poco de su belleza, como poniéndose a tono con el paisaje. Luberio huele muy fresco, a hierba y animales sueltos, a dulzura que proviene de los arboles y plantas que abundan, como así también de su gente. A mis pies hay un peral que lleva demsiados años en esta cuesta dejando caer de tanto en tanto alguna fruta madura, es testigo de todo lo que aquí nace y de todo lo que muere. Me llaman la atención sus frutos porque aunque maduros, caen al suelo con mucha entereza, casi sin lastimarse y manteniendo siempre su estética tan esbelta.
Los abrazos y los besos no se hicieron esperar. La mesa esta servida y la carne que abunda nos espera acompañada de un rico vino casero. Vamos rodeando las mesas, nos apretamos unos con otros y a pura sonrisa y encanto arranca el banquete. Habrá que llenarse bien e hidratarse, pues nos espera una noche larga de música y baile, y como si no fuera suficiente, se repite al día siguiente. Dicen que lo bueno dura poco, pero aquí sucede muy curiosamente que el reloj se detiene y se crea una atmósfera que envuelve y hace eternas las sonrisas, los más ancianos pierden la noción del tiempo y confundidos entre el día y la noche se pierden entre la música sin preocupación, entendiendo tal vez que la fortuna de estar alegre y aplaudiendo no es cosa de todo el rato, sino más bien una cosa que solo puede durar un rato y en este caso, donde no hay tiempo que se perciba, mejor es disfrutar porque dormir y envejecer será para otra vida, no ésta, ni tampoco ahora.
La noche se va apagando y se va encendiendo el día, temprano en la mañana la gente se toma un descanso para recobrar fuerzas y volver por la tarde. Se van marchando a toda risa, todavía con alguna copa en la mano, la pista se vacía poco a poco pero no se pierde el ambiente festivo, solo se hace una pausa, porque todo volverá a empezar en breve.

Ya es Sábado y la fiesta se repite, hay que volver a darlo todo, con apenas un descanso, unas pocas horas de sueño liviano, todos vuelven a reunirse con la carcajada todavía dibujada, como impresa e indeleble. Repitiendo el camino que conduce al pueblo y habiendo llegado arriba, nos cruzamos con algunas figuras especiales de Luberio, como Esperanza, me llaman la atención sus manos que lucen curtidas de trabajar la tierra, y de atender los quehaceres del hogar cuando no había lujo ni comodidad. Toda la energía de un pueblo que se resiste a pasar desapercibido esta en la imponencia de su nombre; la esperanza nunca envidia la suerte, ni acude a la vergüenza, siempre enaltece el alma, dando brillo a todo aquel que la posee, porque es el mismísimo motor que nos eleva, el verdadero ser que nos gobierna y nos da vida.
El escenario es el mismo, la gente se duplica y se renueva, nos va tapando la noche una vez más, perdidos entre el ruido danzamos como locos. Mi corazón no sabe cómo, ni quiere saber cuando, pero aprendió a gritar de miedo cuando me ve volar tan alto, y yo que me dejo llevar y no reparo en la prisa que lleva mi locura, siempre sana y copiosa.
De a poco nos va tomando la madrugada de las manos, dejando caer algunos rayos de sol que entibian un poco la mirada y finalmente todos caemos en cuenta de que ha llegado el domingo, una vez más habrá que emprender la retirada, ya sin fuerzas pero alegres. Vamos dejando la pista, rendidos, camino a casa para un merecido descanso. Volveremos más tarde pero será solo para despedirnos, habrá que decir adiós a los que se quedan en Luberio para siempre y ellos cordialmente nos darán la bienvenida a los que partimos pensando en volver cuanto antes.
El Domingo por la tarde nos ha sorprendido otro banquete, antes de partir, hemos recorrido también unos hermoso poblados de montaña, en plena tierra de lobos y osos. Nos fuimos adentrando en las alturas para llevarnos cada postal en el recuerdo, beber agua de sus montañas, respirar aire puro, ese que los de la ciudad al respirarlo casi nos ahoga porque no lo sabemos apreciarlo. De regreso a Luberio nos toca la partida, ansiando volver y repetir.

Estoy parado al borde de un barranco y un guardarraíl me hace de apoyo, de frente toda la vista de los pueblos aledaños y las montañas, siempre quietas e imponentes. Mi mirada este perdida en el horizonte pero de repente reparo en que a mi pies esta el peral y vuelvo a observar detenidamente sus ramas y sus frutos, me giro para ver hacia atrás sobre mi hombro izquierdo, hay varios ancianos del pueblo que aguardan para despedirnos y se me viene a la mente una semejanza, que además de disparatada resulta convincente. Los ancianos aquí viven muchos años, quizá una media de noventa, su piel nunca se degrada y luce siempre entera, sus rostros no envejecen y lo más importante, sus almas son incorruptibles, siempre sanas y limpias, los acompañan hasta el ultimo de sus días, como queriendo sembrar el ejemplo de toda una vida entera dedicada al trabajo. Éste peral tiene frutos que aún maduros no caen, y al hacerlo se los ve enteros, su piel apenas parece haber madurado, no se rompen al caer y si uno las mira por dentro están íntegras; son por demás dulces y una vez en el suelo son el alimento de los más débiles, como convidando un poco de su sabiduría. A lo mejor, si prestáramos atención nacería una nueva leyenda en Luberio. Diría algo así como que por cada pera madura y entera que toca el suelo, hay en algún rincón del pueblo un alma que debe partir o que ya lo hizo, en paz, y luego de haber convidado de su sabiduría a todo aquel que la supo tomar.
Se me ocurre que hay que ser un poco más sabio y vivir disfrutando de cada día, aprendiendo a sobrevivir de mil maneras y sin prisa, teniendo siempre un fin que vaya dibujando una leyenda personal. No quisiera tener un alma vacía de esas que deben partir antes de tiempo porque se van quién sabe dónde ni para qué, quizá hacia arriba o tal vez hacia abajo pero siempre lejos. En cambio las otras se quedan casi terrenales, cuando vence su visa que les permite estar en tierra casi un siglo, y sirven al recuerdo como así también al ejemplo de todos los días.

Concluyo entonces, casi para mis adentros, que si la distancia es prima hermana del tiempo, y las almas parten antes o después según a donde deban ir; trataré de darle un sentido práctico a mi existir, para que aún luego de mi sueño eterno, quede viva una impronta, haciendo resonar mi carcajada y dejando mi sonrisa grabada en la retina de todo aquel que supo descubrir cada rincón de mi ser.